Malformaciones y anomalías en el desarrollo de la mama

En torno al 70% de las mujeres que acuden a mi consulta padece algún tipo de malformación mamaria y sin embargo más de la mitad de ellas desconocía que se tratara de una anomalía. Con la ropa interior en ocasiones se consiguen disimular, pero para corregir estas anomalías de forma definitiva es preciso pasar por quirófano y los resultados son muy satisfactorios. Seguro que después de leer este artículo te sientes identificada con alguno de estos diagnósticos o conoces a alguien que lo padece, ya que afecta a 1 de cada 4 mujeres.

malformacion y a nomalias mamas

La mama es sin lugar a dudas uno de los elementos más representativos de la feminidad y de la belleza femenina; su importancia estética es muy grande y no debemos subestimar las repercusiones psicológicas que sus alteraciones morfológicas pueden representar.

La glándula mamaria puede sufrir alteraciones, dando lugar a malformaciones que generalmente se manifiestan en la pubertad.

Si bien la frecuencia de aparición de las malformaciones mamarias ya sea de forma unilateral o bilateral es del 25%, nos encontramos con que en torno al 70% de las/os pacientes que acuden a mi consulta presentan algún tipo de anomalía mamaria, pudiendo afectar a toda la mama o únicamente al complejo areola-pezón. Sorprende el hecho de que, a pesar de toda la información que circula por las redes, más de la mitad de estos pacientes desconocía que presentaban algún tipo de malformación mamaria. Ese es el motivo principal que me ha llevado a escribir sobre este tema; no es más que una primera aproximación, por lo que en caso de duda siempre es recomendable consultar a su cirujano plástico quien valorará su caso concreto.

Para caracterizar las anomalías, se hace referencia a la anatomía morfológica de una mama ideal que está definida por parámetros objetivos y medible. En base a eso vamos a clasificar las malformaciones en tres grandes grupos atendiendo a anomalías en el número, anomalías en el tamaño y anomalías en la forma.

1. Alteraciones respecto al Número:

1.1. Polimastia o Mamas Supranumerarias.

Cuando aparecen más de dos mamas, pudiendo ser completas o bien con contenido glandular pero con ausencia del pezón, de la areola o del complejo areola-pezón.
Por lo general se localizan a lo largo de la cresta mamaria (línea que transcurre desde las axilas hasta las ingles), aunque podremos encontrarnos con mamas ectópicas (cerca de la cresta inguinal) o aberrantes (alejadas de la cresta inguinal). Lo más habitual es encontrarnos con ellas en las axilas.

1.2. Agenesia Mamaria.

Consiste en la ausencia de todos los componentes de la mama, tanto de la glándula como del complejo areola-pezón. La Amastia puede considerarse un grado menor de Agenesia, pero a diferencia de ésta hay presencia de areola y pezón aunque generalmente hipotróficos.

1.3. Politelia o Hipertelia.

Alteración constituida por la presencia de dos o más complejos areola-pezón. Se localizan en su gran mayoría en la región torácica inframamaria, si bien es más frecuente que sea en el lado izquierdo, siendo el varón más proclive a desarrollar un pezón supernumerario.
Podremos encontrarnos casos en los que sea completo (areola y pezón), en los que esté formado únicamente por el pezón (placa mamilar), en aquellos en los que esté constituido por areola pero con ausencia del pezón (areolar) o incluso ser piloso.

1.4. Atelia.

Se trata de la ausencia de uno de los pezones (unilateral) o bien de ambos (bilateral).

2. Alteraciones respecto al Tamaño:

2.1. Macromastia o Hipertrofia Mamaria.

Consideramos como tal cuando hay un evidente hiperdesarrollo de la glándula y tejido graso que componen la mama. Cuando el volumen es muy superior a lo normal hablamos de Gigantomastia.
Durante el embarazo es normal experimentar un aumento en el volumen de las mamas, pero éste puede llegar a alcanzar hasta varias veces su tamaño anterior (Gigantomastia del embarazo). En ocasiones se aconseja una mamoplastia de reducción para evitar el dolor y riesgo de necrosis e infección en posteriores embarazos.

2.2. Hipertrofia Mamaria Virginal.

Se trata de un crecimiento mamario rápido y exagerado que aparece en adolescentes con una pubertad normal. Suele darse de forma bilateral y se cree q es motivado por un defecto primario de la mama o por un desorden endocrinológico.

2.3. Micromastia, Hipoplasia o Aplasia Mamaria.

Se trata de mamas normales pero en las que ha habido una falta de desarrollo de su glándula, debido bien a una alteración embrionaria de la mama, bien a una respuesta anómala a los receptores hormonales.

2.4. Macrotelia o Pezón Hipertrófico.

Se caracteriza por una desproporción en la altura del pezón en relación al volumen de la mama. A pesar de estar considerada como una pequeña deformidad, a menudo causa rechazo y problemas psicológicos a quienes padecen esta hipertrofia.

2.5. Macroareola.

La hipertrofia de la areola puede deberse bien a un nivel elevado de progesterona, bien al aumento de tejido adiposo de la mama. Esta patología puede aparecer durante el primer embarazo o bien a edades tempranas; en este caso suele desarrollar trastornos psicológicos en la paciente.

3. Alteraciones respecto a la Forma:

3.1. Mamas tuberosas.

Esta deformidad de la mama se puede presentar tanto en mamas hipoplásicas, en mamas de tamaño medio e incluso en mamas hipertróficas. En cualquier caso, la base del tratamiento consiste en la corrección de la base mamaria y la redistribución armoniosa del volumen glandular asociado según los casos a una disminución o a un aumento de volumen.
Esta malformación se evidencia durante el desarrollo puberal, pudiendo causar graves trastornos psicológicos en las mujeres que lo padecen e incluso verse afectada su estabilidad emocional.
Las deformidades más frecuentes con las que nos podemos encontrar en este tipo de mamas son:

  • Constricción del surco submamario, pudiendo ser elevado, más corto o incluso carecer de ello.
  • Deficiente desarrollo del polo inferior de la glándula, dando lugar a la forma tubular propia de esta malformación.
  • Areola hipertrófica debido a una herniación glandular a través de la zona areola-pezón, haciendo que el diámetro de la areola sea exagerado y protuyente.

Esta anomalía suele venir asociada a una asimetría mamaria.

3.2. Asimetría mamaria.

Las personas no somos totalmente simétricos y esta diferencia suele pasar desapercibida, si bien en el caso de las mamas esta asimetría resulta más notable.
Cuando la diferencia en la forma o tamaño de un pecho con respecto al otro es muy evidente, puede llegar a provocar en la persona que lo padece una distorsión en la percepción de su cuerpo y en su feminidad, viéndose alterada su autoestima.
En los casos de Anisomastia (diferencia notable de volumen de un pecho con respecto al otro) la musculatura de la espalda suele sufrir problemas, y la columbra vertebral también puede verse afectada debido a esta diferencia en el peso de los dos pechos. Asimismo, las alteraciones de la columna vertebral (cifosis y escoliosis) y del tórax (pectus excavatum y en quilla) con frecuencia generan asimetrías mamarias aparentes o incluso incrementan las reales.
Las asimetrías de la mama pueden determinar numerosas formas clínicas (hipertrofia, hipotrofia, unilateral, bilateral…) y para corregir esta anomalía suele ser necesario combinar varias técnicas, debiéndose analizar caso por caso.

Malformaciones y anomalías en el desarrollo de la mama
5 (100%) 5 votes
Compartir

facebook google+

633 699 551+34 633 699 551
También atendemos por whatsapp

De lunes a viernes

Mañanas de 10:00 a 14:00

Tardes de 16:00 a 20:00

Urgencias 24 horas

Leer entrada anterior
Prótesis para aumento mamario ¿qué tamaño es el más adecuado para mi?

En ocasiones llegan a la consulta pacientes descontentas con el volumen alcanzado tras un aumento de pecho en Málaga, bien...

Cerrar