Mamoplastia de reducción – Reducción de senos

mamoplastia de reducciónLa Reducción Mamaria, también conocida como Mamoplastia de Reducción, es un procedimiento quirúrgico utilizado para disminuir el tamaño de las mamas, mediante la eliminación de grasa, tejido mamario y piel, haciéndolas más pequeñas, más redondeadas y más firmes. En la mayoría de los casos esta intervención suele complementarse con la reducción del tamaño de la areola para conseguir una armonía con el tamaño de la nueva mama.

La Gigantomastia o hipertrofía mamaria es un inconveniente tanto estético como funcional para los pacientes que la padecen. A la lógica dificultad para vestir ropa o lucir una figura armónica con el resto del cuerpo se unen las molestias propias de dificultad en los movimientos y el ejercicio físico. Es relativamente frecuente que determinadas afecciones de la columna se puedan ver agravadas por este exceso de peso que descompensa la musculatura de cuello y espalda y genera molestias crónicas en los hombros.

 

Procedimiento Preoperatorio Anestesia Recuperación Preguntas frecuentes

Procedimiento

La reducción mamaria es un compendio de técnicas que tiene por objetivo la armonización en forma, tamaño y también la simetrización de las mamas. Es importante valorar cada caso para escoger la técnica más adecuada en función de la situación inicial de volumen y caída, la calidad de piel, la relación glándula/grasa mamaria, y los deseos estéticos del propio paciente.

También en la primera consulta se deben valorar otros aspectos médicos relacionados con el pecho como los antecedentes familiares de cáncer de mama, la existencia de mastopatía fibroquística y otras patologías benignas de la glándula, así como la inclusión en los protocolos de prevención oncológica.

En algunas pacientes se decidirá hacer algún estudio preoperatorio como una mamografía o ecografía para valorar la estrategia terapéutica. También es recomendable en muchas ocasiones el estudio anatomopatológico del tejido extraído.

Un aspecto importante la reducción de mamas es el tipo de cicatriz que será necesario realizar para alcanzar los objetivos marcados. Debe existir un equilibrio entre la cantidad de incisión y el montante de piel y glándula a extirpar. El doctor Leopoldo Cagigal le explicará las diversas posibilidades para establecer el tratamiento adecuado. El correcto cuidado de las cicatrices postoperatorias es uno de las normas básicas para un excelente resultado. También le recomendaremos el tipo de sujetador más apropiado para dicha fase.

La primera decisión técnica que realizará el Doctor Leopoldo Cagigal es la valoración de la cantidad de piel y glándula que se debe retirar en cada cuadrante de la mama.

También es importante decidir a qué altura se realojará el complejo Areola-Pezón (CAP) pues la norma es tener que elevar el pecho varios centímetros en la misma cirugía. Durante el gesto de elevación se debe mantener el correcto riego sanguíneo del CAP para su normal supervivencia, es lo que el cirujano comúnmente denomina “el pedículo” del CAP. Dicho pedículo podrá ser superior o inferior en función de las características de cada caso y es una decisión que el Doctor Leopoldo Cagigal realizará durante la intervención.

Cuando la reducción mamaria conlleva una resección grande de tejido, en ocasiones el correcto riego sanguíneo del CAP puede verse perjudicado, por lo que estos casos es recomendable optar por injertar la propia areola resecándola al principio de la cirugía y colocándola en su situación definitiva tras haber moldeado la mama.

A continuación describiremos brevemente las técnicas de reducción de pecho más frecuentes, si bien existen muchas otras que se deberán emplear en casos más específicos:

a) Reducción mamaria con Cicatriz vertical

Es una técnica con cicatrices muy limitadas encaminada a resecar preferentemente el exceso de glándula en el polo central de la mama. Las incisiones se realizan alrededor del complejo areolar junto a una línea vertical que surca el polo inferior.

b) Reducción mamaria con cicatriz en T corta

Se realiza cuando además del polo central es necesario resecar parcialmente la glándula en sus polos medial y lateral, reposicionando el surco también a una altura más elevada en consonancia con la nueva forma del pecho, más estilizado y cónico. La incisión es similar a la anterior si bien se adiciona una pequeña cicatriz oculta en el nuevo surco de 3-4 centímetros.

c) Reducción mamaria con cicatriz en T larga

Es la técnica clásica de reducción mamaria en las gigantomastias, donde prácticamente solo es necesario conservar el volumen del polo superior y el resto es desechado. La incisión es similar a la anterior técnica, si bien la cicatriz del surco inferior debe alargarse hasta ambos extremos de la glándula para resecar mayor cantidad de piel y glándula.

En ocasiones puede estar indicado la realización de un colgajo glandular de polo inferior anclado a polo superior para hacer de “autoprótesis” y conseguir unos resultados estéticos increíblemente bellos.

Duración de la Intervención
Ésta oscila entre las dos y cuatro horas, en función de la técnica y la severidad del caso.

Preoperatorio

Las pruebas preoperatorios anestésicas son las mismas que se realizan para cualquier intervención que conlleva anestesia general y un pequeño riesgo de sangrado. Además de valorar la calidad de la sangre y su capacidad de coagulación, es necesario contar con los valores basales del patrón bioquímico de dicha sangre.

El estudio se completa con un electrocardiograma básico y una radiografía de tórax para comprobar la correcta función del sistema respiratorio.

A determinados pacientes se les requerirá informes previos del senólogo en los casos que haya existido patología mamaria previa, y puede ser necesario la realización de pruebas de imagen encaminadas a aportar información para decidir la estrategia quirúrgica a escoger.

Es muy importante una semana antes de la intervención no realizar prácticas que puedan alterar los patrones de coagulación como el uso de determinados antiinflamatorios y otros medicamentos, así como la toma de infusiones específicas que favorecen la circulación pero empeoran su capacidad para formar coágulo.

Si la paciente es fumadora, conviene que se abstenga de fumar al menos dos semanas antes y dos semanas después de la intervención para obtener unos resultados de cicatrización óptimos.

Anestesia

La reducción mamaria es una intervención quirúrgica realizada siempre bajo anestesia general, así como permanecer ingresado una noche.

El médico anestesista es el encargado de mantener al paciente sedado e indoloro con completa seguridad durante toda la intervención. También es un experto conocedor de las posibles molestias ocasionadas después de la anestesia y es el encargado de valorar y tratar síntomas como las náuseas o el dolor.

En pacientes sanos y con pruebas preoperatorios normales la valoración preanestésica se realiza comúnmente antes de pasar a quirófano, si bien en pacientes con determinada patología de base como afecciones cardiacas o respiratorias puede ser preciso la valoración previa para estimar la necesidad de establecer pautas de tratamiento o modificación de los ya establecidos para mayor seguridad del procedimiento.

En ocasiones puede requerir al paciente la realización de pruebas preoperatorios más específicas.

Recuperación

El postoperatorio de la reducción mamaria suele ser poco doloroso, si bien es común el empleo de analgésicos y antiinflamatorios durante los primeros días para anular cualquier molestia.

Es muy frecuente el uso de drenajes para evacuar el exceso de líquidos secretados por el cuerpo en la herida, con lo que se consigue una menor inflamación y una aceleración en la obtención de los resultados estéticos finales. Existen diversos tipos de drenajes y es muy frecuente que el paciente, tras el alta hospitalaria, regrese a su domicilio con ellos.

El Dr. Leopoldo Cagigal le explicará los cuidados indispensables que deberá realizar en su domicilio y programará las revisiones de forma individualizada para un correcto control de los resultados.

Los resultados inmediatos de la cirugía no deben ser valorados ya que siempre se esperan cambios en los primeros tres meses tras la intervención. Las técnicas de reducción mamaria están diseñadas para que estos cambios se produzcan, por lo que la asimetría entre polos o los pliegues cutáneos que puedan surgir durante el postoperatorio inmediato suelen desaparecer en la mayoría de los casos. El control fotográfico de esta evolución es fundamental para valorar los resultados obtenidos.

Los puntos de sutura se retiran a los 15 o 20 días tras la operación. En las semanas siguientes a la intervención las cicatrices visibles tienen un aspecto enrojecido, pero transcurridos unos meses se vuelven blancas y prácticamente imperceptibles. La calidad de la cicatrización es muy importante y se deben llevar unos cuidados muy simples y en ocasiones el empleo de cremas o apósitos específicos que le indicará el Dr. Cagigal.

Asimismo deberá llevar desde el periodo operatorio inmediato y durante las primeras semanas un sujetador específico que le permitirá mantener los senos protegidos mientras se desarrolla la cicatrización interna; resulta conveniente dormir con él durante las primeras semanas, ya que tendrá menos molestias y se sentirá más cómoda.

Tras recibir el alta hospitalaria, podrá recuperar la movilidad normal, si bien durante los primeros días se recomienda evitar gestos tales como peinarse o levantar pesos. Hasta que la cicatrización no se haya completado resulta imprescindible evitar esfuerzos que pudieran repercutir directamente en el pecho, tales como cargar con pesos, coger al niño en brazos….

Preguntas frecuentes

¿Qué riesgos conlleva la Reducción Mamaria?

Los riesgos de esta cirugía son mínimos y comunes a cualquier intervención quirúrgica, tales como hematoma, infección o seroma postoperatorios.

La sensibilidad del pezón y de la piel de los pechos puede verse reducida, pero por lo general  resulta transitorio, recuperándose con el tiempo. No se recomienda la lactancia posteriormente a este tipo de intervenciones

En ocasiones puede presentarse una cicatrización deficiente o pequeñas asimetrias que pueden ser tratadas mediante corrección quirúrgica con anestesia local u otros tratamientos. Se recomienda evitar, o en su defecto reducir al máximo, el consumo de tabaco, ya que éste perjudica la circulación capilar y en consecuencia una satisfactoria cicatrización.

Para un resultado óptimo deberá seguir las indicaciones del cirujano.

La Reducción Mamaria ¿afecta a la lactancia?

En ocasiones, al tener que desplazar la areola-pezón a cierta distancia de su ubicación inicial y dependiendo del tipo de glándula y la técnica necesaria para su remodelación, la lactancia podría verse alterada o disminuida.  Hay que tener presente que la lactancia, al igual que los cambios bruscos de peso podrían disminuir la calidad de los resultados estéticos tras la intervención. Por tanto no es recomendable.

Cómo se deberá dormir los primeros días después de la intervención?

Conviene que durante al menos el primer mes duerma con el sujetador específico que se le habrá facilitado. Asimismo deberá adoptar una postura que no presione el pecho, evitando en la medida de lo posible dormir boca abajo hasta que la inflamación haya desaparecido.

¿El resultado de la Reducción Mamaria es definitivo?

Aún cuando esta cirugía tiene resultados permanentes, las estimulaciones hormonales, el paso del tiempo, la calidad de la piel, los embarazos y las fluctuaciones de peso importantes pueden hacer que los resultados cambien.

¿Cuando me puedo reincorporar a mi vida habitual?

Depende del tipo de vida de cada paciente, si está a cargo de niños o personas mayores, si realiza un trabajo de mayor o menor actividad física, o realiza deporte de forma habitual.

En la mayoría de los casos las pacientes realizan una vida normal a los 10-14 días, si bien deberá evitar esfuerzos con los brazos y cargar con objetos pesados durante el primer mes tras la intervención.

Podrá realizar ejercicio físico progresivamente y de forma gradual a partir del primer mes, evitando aquellos que suponga un esfuerzo importante .

Primera Consulta Gratuita

Presupuesto personalizado sin compromiso

Pida Cita +34 633 699 551 

Lunes a Viernes - 10:00-14:00 y 16:00-20:00
Urgencias 24 horas

Si lo prefiere le llamamos nosotros.
Introduzca sus datos





Su nombre (requerido)

Teléfono (requerido)

Su e-mail

Observaciones

He leído y acepto la política de privacidad

Reducción mamaria por dolores de espalda

La reducción mamaria por dolores de espalda es el motivo por el que, con diferencia, más mujeres acuden al cirujano plástico para plantear este tipo de intervención. En la gran mayoría de casos no se trata de una decisión individual de la propia…

facebook google+

633 699 551+34 633 699 551
También atendemos por whatsapp

De lunes a viernes

Mañanas de 10:00 a 14:00

Tardes de 16:00 a 20:00

Urgencias 24 horas